<![CDATA[Bordonado Ingenieros - Oficina técnica de Ingeniería y Arquitectura - Blog]]>Wed, 27 Nov 2019 09:58:21 +0100Weebly<![CDATA[CUANDO ES NECESARIO UN PROYECTO DE INFRAESTRUCTURA COMÚN DE TELECOMUNICACIONES]]>Sun, 21 Jul 2019 11:22:12 GMThttp://bordonadoingenieros.es/blog/cuando-es-necesario-un-proyecto-de-infraestructura-comun-de-telecomunicaciones¿Qué es la Infraestructura Común de Telecomunicaciones? ​
Una Infraestructura Común de Telecomunicaciones, en adelante ICT, es la instalación destinada a captar, adaptar y distribuir a las viviendas y locales que formen el conjunto de la edificación, las señales ​de radio y televisión terrestre y por satélite, así como servicio telefónico básico y de telecomunicación de banda ancha.
​Por lo tanto, un proyecto de ICT consistirá en la definición de los elementos que componen dicha instalación, como son las canalizaciones, cables, distribuidores, registros, tomas de usuario, etc., para su posterior ejecución.

¿Cuándo es necesario un proyecto de ICT?

Según lo establecido por el artículo 2 del Real Decreto-ley 1/1998, será necesario un proyecto de ICT en los siguientes casos:
  • A todos los edificios de uso residencial o no, sean o no de nueva construcción, que estén acogidos, o deban acogerse, al régimen de propiedad horizontal regulado por la Ley 49/1960, de 21 de julio, de Propiedad Horizontal.
  • A los edificios que, en todo o en parte, hayan sido o sean objeto de arrendamiento por plazo superior a un año, salvo los que alberguen una sola vivienda.
Por lo tanto, será necesario un proyecto de ICT para edificios con 2 o más viviendas, siempre que existan elementos comunes en la edificación a construir.

¿Cuándo es necesaria la dirección y certificación de obra?

Será necesario que un técnico competente realice y certifique la dirección de las obras relativas a la ICT en los siguientes casos:
  • Cuando el Proyecto Técnico se refiera a la realización de infraestructuras comunes de telecomunicación en edificios o conjunto de edificaciones de más de 20 viviendas.
  • Que en las infraestructuras comunes de telecomunicación en edificaciones de uso residencial se incluyan elementos activos en la red de distribución.
  • Cuando el Proyecto Técnico se refiera a la realización de infraestructuras comunes de telecomunicación en edificios o conjunto de edificaciones de uso no residencial.

¿Cuándo hay que presentar el Proyecto de ICT?

​El proyecto de ICT se deberá presentar junto al Proyecto de ejecución del edificio en el Ayuntamiento, a la hora de solicitar la licencia de obra. No se podrán iniciar las obras de construcción sin el correspondiente proyecto de ICT.
Además, será necesario presentar el Proyecto de Infraestructura Común de Telecomunicaciones en la Jefatura Provincial de Inspección de Telecomunicaciones correspondiente.

¿Cuándo es necesario presentar un proyecto de ITC modificado?

Será necesario presentar un Proyecto de Infraestructura Común de Telecomunicaciones Modificado en los siguientes casos:
a) Cuando sea necesario un Proyecto Arquitectónico de Ejecución Modificado/Reformado por cambios producidos en la construcción proyectada.
b) Se introduzcan nuevos servicios de telecomunicación, no contemplados en el Proyecto Técnico, en la ICT proyectada.
c) El aumento o la disminución en más del 12 por 100 en el número de puntos de acceso a usuarios.
d) En el caso de las infraestructuras destinadas a soportar los servicios de radiodifusión sonora y televisión procedentes de emisiones tanto terrenales como de satélite, cuando la incorporación de nuevos canales de televisión a la infraestructura suponga una ocupación superior al 3 por 100 del ancho de banda de cualquiera de los cables de la red de distribución.
​e) Cuando se modifique el número de recintos de instalaciones de telecomunicación en la ICT proyectada.

Acta de replanteo

En el momento del inicio de las obras, el promotor encargará al Director de Obra de la ICT, si existe, o en caso contrario al Ingeniero redactor del proyecto, la redacción de un acta de replanteo del proyecto técnico de ICT,
En dicha acta deberá figurar una ​declaración expresa de validez del proyecto original o, si las circunstancias hubieren variado y fuere necesario la actualización de éste, la forma en que se va a acometer dicha actualización, bien como modificación del proyecto o bien como anexo al proyecto original si los cambios fueren de menor entidad.
]]>
<![CDATA[CUANDO ES NECESARIO UN PROYECTO DE INSTALACiÓN DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS EN INDUSTRIAS]]>Sun, 21 Jul 2019 09:56:38 GMThttp://bordonadoingenieros.es/blog/cuando-es-necesario-un-proyecto-de-instalacion-de-proteccion-contra-incendios-en-industrias¿Qué es el proyecto de instalación de protección contra incendios?
El objetivo de las instalaciones de protección contra incendios es prevenir la aparición de los mismos y dar la respuesta adecuada, en caso de producirse, para limitar su propagación y posibilitar su extinción, con el fin de anular o reducir los daños o pérdidas que el incendio pueda producir a personas o bienes.
Por lo tanto, en un Proyecto de Instalación de protección contra Incendios en establecimientos industriales, se diseñan los sistemas de seguridad en caso de incendio necesarios, tales como la protección pasiva (resistencia al fuego de la estructura, sectorización, etc), así como la dotación de instalaciones necesaria (extintores, detectores de incendio, sistema de alarma, etc).
Las instalaciones de protección contra incendios en industrias se regulan por el ​Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales (en adelante RSCIEI).

¿A que tipo de establecimientos se aplica?​

Se consideran incluidos en el RSCIEI los siguientes tipos de establecimientos:
a) Las industrias, tal como se definen en el artículo 3.1 de la Ley 21/1992, de 16 de julio, de Industria.
​Se consideran industrias, a los efectos de la Ley 21/1992, las actividades dirigidas a la obtención, reparación, mantenimiento, transformación o reutilización de productos industriales, el envasado y embalaje, así como el aprovechamiento, recuperación y eliminación de residuos o subproductos, cualquiera que sea la naturaleza de los recursos y procesos técnicos utilizados.
b) Los almacenamientos Industriales.
​c) ​) Los talleres de reparación y los estacionamientos de vehículos destinados al servicio de transporte de personas y mercancías. 
d) ​Los servicios auxiliares o complementarios de las actividades anteriores. 
e) L​os almacenamientos de cualquier tipo de establecimiento cuando su carga de fuego total, calculada según el anexo I del RSCIEI, sea igual o superior a tres millones de Mega julios (MJ).
Quedan excluidas las actividades en establecimientos o instalaciones nucleares, radiactivas, las de extracción de minerales, las actividades agropecuarias y las instalaciones para usos militares.

¿Cuándo es necesario un Proyecto de Instalación de Protección contra Incendios?

​Según lo expuesto en el Artículo 4 del RSCIEI, será necesario un Proyecto de Instalación de Protección contra Incendios en todos los establecimiento industriales enumerados en el punto anterior.
En determinados casos, se puede sustituir el Proyecto por una Memoria Técnica de Diseño, como son:
  • Establecimientos industriales de riesgo intrínseco bajo y superficie útil inferior a 250 m².
  • Actividades industriales, talleres artesanales y similares con carga de fuego igual o inferior a 10 Mcal/m² (42Mj/m²) y superficie útil igual o inferior a 60 m².

¿Qué se exige a los establecimientos industriales?

Las exigencias en cuanto a protección contra incendios vendrán determinadas por la actividad a implantar y su riesgo, la superficie de la misma, y la separación del local respecto a los locales del entrono.
Principalmente, podemos distinguir dos tipos de protección contra incendios, la protección pasiva y la protección activa.
Protección pasiva contra incendios 
En este punto, se incluyen los sistemas destinados a limitar la propagación del incendio y asegurar la evacuación de los ocupantes del establecimiento, tales como:
  • Resistencia al fuego de la estructura y los tratamientos necesarios para alcanzarla.
  • Reacción al fuego de los elementos constructivos.
  • Limitación de la propagación a establecimientos colindantes.
  • Sectorización del establecimiento en distintas zonas, en las que el fuego no se pueda transmitir entre ellas.
  • Medios de evacuación para los ocupantes del establecimiento (longitud de los recorridos, ancho de puertas y pasos para asegurar la evacuación, señalización, etc).​
Protección activa contra incendios
Dentro de este apartado, se incluyen principalmente, las instalaciones de protección contra incendios, destinadas a la detección y extinción del incendio:
  • Dotación de extintores.
  • Sistemas de detección de incendios (manual o automática) y alarma.
  • Bocas de incendio equipadas (BIEs).
  • Sistemas de rociadores automáticos.
  • ​Hidrantes exteriores.
  • Sistemas de abastecimiento de agua contra incendios.
  • Señalización.

Tramitación de la documentación

Una vez ejecutada la instalación, será necesario registrar toda la documentación en el Registro del Servicio Territorial de Industria y Energía de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la instalación. Entre otros, será necesario:
  • Proyecto de instalación de protección contra incendios, realizado por técnico competente.
  • Certificado de dirección y terminación de la instalación, emitido por técnico competente.
  • Certificado de Instalación, emitido por instalador autorizado.
  • ​​Cualquier otra documentación que el Servicio Territorial solicite.

Conclusiones

Las instalaciones de protección contra incendios en establecimientos industriales pueden tener una alta complejidad en función del tipo de actividad que se vaya a implantar, lo que implica una elevada inversión.
Además, se tratan de instalaciones de las que dependerán la seguridad de los ocupantes del establecimiento y de los bienes incluidos en él, que, en el caso de un mal diseño, puede implicar elevadas pérdidas, no solo económicas.
Por lo tanto, a la hora de contactar con un profesional para afrontar este tipo de proyectos, recomendamos que sea un técnico con años de experiencia en el diseño de estas instalaciones que, además de redactar la documentación técnica necesaria, sea capaz de diseñar la instalación de tal forma que se asegure el correcto funcionamiento de la misma, y suponga el menor coste económico posible.
]]>
<![CDATA[CLAVES DEL REAL DECRETO 244/2019 DE AUTOCONSUMO DE ENERGÍA ELÉCTRICA]]>Mon, 15 Apr 2019 15:27:39 GMThttp://bordonadoingenieros.es/blog/claves-del-real-decreto-2442019-de-autoconsumo-de-energia-electricaEl 6 de abril de 2019 se publica en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, el cual introduce cambios muy relevantes en la normativa que regula el autoconsumo de energía eléctrica.
Por lo tanto, con la entrada de este nuevo Real Decreto, se prevé un aumento importante en la actividad del sector de las energías renovables, en particular en el de la energía solar fotovoltaica, ofreciendo una alternativa a los ciudadanos que puede ser más económica que el consumo de energía tradicional, además de ayudar a luchar contra el cambio y activar la actividad económica e industrial del país. 
En esta entrada, analizaremos las claves del Real Decreto 244/2019, como son las nuevas modalidades de autoconsumo, la compensación de excedentes o la simplificación de los trámites administrativos.

¿Qué es el autoconsumo?

Antes de analizar los cambios introducidos por el Real Decreto 244/2019, conviene definir que se entiende por autoconsumo de energía eléctrica:
Se consideran como instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica a las instalaciones que, estando conectadas a la red de distribución de energía eléctrica, disponen de una instalación de generación de energía eléctrica (por ejemplo, paneles fotovoltaicos) destinada a abastecer de energía a la propia instalación, con el fin de disminuir el consumo de energía de la red y abaratar la factura eléctrica.
No se consideran instalaciones de autoconsumo a las instalaciones fotovoltaicas aisladas de la red (es decir, sin suministro eléctrico) ni a las instalaciones destinadas a la venta de energía.

Modalidades de autoconsumo

El Real Decreto 244/2019 define dos modalidades de autoconsumo, con excedentes y sin excedentes:
  • Autoconsumo sin excedentes: este tipo de instalaciones deberá contar con un dispositivo antivertido, que impida inyectar energía eléctrica a la red.
  • ​Autoconsumo con excedentes: en esta modalidad, se permite el vertido a red de los excedentes de energía producidos por nuestra instalación. Dentro de esta modalidad, distinguimos entre acogidas a compensación, en las que se producirá una compensación en la factura, tal como explicamos en el punto siguiente, y las no acogidas a compensación, que serán, en principio, instalaciones de más de 100 kW cuya energía vertida a la red que estará acogida a régimen de venta, no de compensación, debiendo darse de alta como productor de energía eléctrica.

Compensación de excedentes

Una de las novedades más interesantes es la compensación de excedentes, que consiste en un balance económico entre la energía que se vierte a la red y la que se consume de ella.
Hasta la entrada del Real Decreto 244/2019, si se quería obtener una compensación por la energía suministrada a la red, el autoconsumidor de energía eléctrica debía constituirse jurídicamente como productor de energía, realizando los trámites y declaraciones fiscales que la ley exige.
Por cada vatio de energía inyectada a la red, es decir, energía que producimos con nuestra instalación y no consumimos, se compensará económicamente respecto a la energía consumida de la red.
​Dicha compensación será el precio medio del mercado eléctrico en el período en el que vertamos a red, y nunca podrá superar el total de la energía consumida de la red
​Esto implica que, teóricamente, podríamos compensar el 100 % del término de energía de la factura eléctrica, es decir la parte variable que depende del consumo, pero no el término de potencia ni otros gastos fijos.
Aun así, dichos gastos fijos podrían verse reducidos al disponer de una instalación de autoconsumo, que pude suponer una menor dependencia de la potencia suministrada por la compañía comercializadora y por lo tanto reducir ese coste fijo.
Este mecanismo se aplicará a las instalaciones de menos de 100 kW, siempre que la producción de electricidad sea a partir de una energía de origen renovable. 

Autoconsumo colectivo

Hasta ahora, solo era posible autoconsumir energía eléctrica de forma individual, es decir disponer de una instalación propia de generación de energía eléctrica conectada a la instalación interior que debe abastecer.
A partir de la entrada en vigor del Real Decreto 244/2019, se permite que distintos propietarios autoconsuman energía eléctrica desde la misma instalación de generación, lo que implica que comunidades de propietarios o agrupaciones de industrias ubicadas en una localización cercana, puedan abastecerse de la misma instalación de generación de energía para autoconsumo.
Por lo tanto, esto hace que sea viable realizar la inversión de la instalación entre todos los propietarios, disminuyendo así los costes de la instalación de autoconsumo y aumentando la rentabilidad de la misma, o aprovechar los emplazamientos con mejores condiciones para la instalación (por ejemplo, realizar la instalación en edificios con más espacio en cubierta o mejor orientación que otros).

Simplificación administrativa

El Real Decreto 244/2019 simplifica los trámites administrativos. Para las instalaciones de autoconsumo con excedentes con una potencia instalada menor a 15 kW y para las instalaciones de autoconsumo sin excedentes con una potencia instalada inferior a 100 kW, la única gestión a realizar será la de notificar la instalación de la planta de producción a la Comunidad Autónoma en la que se encuentre situada.
Por lo tanto, las instalaciones anteriormente mencionadas no están obligadas a obtener los permisos de acceso y conexión.
Según lo establecido por el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, para instalaciones generadoras de energía eléctrica en baja tensión de más de 10 kW de potencia instalada, será necesario un Proyecto Técnico firmado por técnico competente para la legalización de la instalación.
En el caso de instalaciones de generación con potencia instalada inferior a 10 kW, el proyecto de la instalación podrá ser sustituido por una Memoria Técnica de diseño.
En futuras entradas, analizaremos en profundidad los requisitos necesarios para la legalización de cada uno de las modalidades de instalaciones de generación de energía para autoconsumo, como son los trámites en Ayuntamientos, con las Comunidades Autónomas, etc.

Instalaciones monofásicas hasta 15 kW

Con la normativa anterior, las instalaciones de consumo monofásicas podían tener una potencia máxima instalada de 15 kW, sin embargo, las de autoconsumo estaban limitadas hasta 5 kW, lo que, para ciertos autoconsumidores, implicaba no poder instalar la potencia que requería su instalación monofásica para autoconsumo, sin tener que cambiar la instalación a trifásica, viendo limitada su capacidad de autoconsumo a 5 kW.
La entrada del nuevo Real Decreto de Autoconsumo equipara las potencias máximas en sistema monofásico a 15 kW, lo que permite el desarrollo de ciertas instalaciones que anteriormente no eran viables.

Otras novedades

Otros puntos a destacar que introduce el Real Decreto 244/2019 son los siguientes:
  • Las instalaciones de autoconsumo ya existentes disponen de un plazo de un año a partir de la entrada en vigor del Real Decreto 244/2019 para modificar su modalidad de autoconsumo a una de las definidas por la normativa actual, de forma que puedan acogerse a la que realmente les corresponde.
  • ​Se modifica el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión con el fin de regular los dispositivos antivertido y los kits autoechufables, de forma que se asegure el desarrollo del autoconsumo a la par que se asegura la protección de personas y equipos.
  • Se articula un procedimiento para que sea el distribuidor el encargado de modificar el contrato de acceso de los pequeños consumidores que realicen autoconsumo, de forma que estos solo tengan que manifestar su consentimiento.
  • Posibilidad de instalar el equipo de medida en un lugar distinto del punto frontera si el coste de dicha instalación es superior al 10 % del total de la instalación de autoconsumo o si dicho punto frontera se encuentra en una fachada o elemento catalogado o protegido por alguna Administración, siempre que se asegure el acceso al operario encargado de la lectura.
  • Se simplifican las configuraciones de los equipos de medida de forma que, en la mayoría de los casos, es suficiente con un único equipo de medida en el punto frontera con la red de distribución ,disminuyendo así los costes de instalación.

Conclusiones

Podemos concluir que las novedades introducidas por este nuevo Real Decreto de autoconsumo suponen un gran impulso al sector de las energías renovables. La simplificación de los trámites administrativos, las nuevas modalidades de autoconsumo, como el autoconsumo colectivo, y la compensación de excedentes hacen viables económicamente a una gran cantidad de proyectos, que antes de la entrada en vigor de este nuevo Real Decreto, resultaban en plazos de amortización demasiado grandes.
Desde nuestro punto de vista, es una gran oportunidad para crear ​una industria fuerte entorno al sector de la energía fotovoltaica, en el que que se active la actividad económica productiva, se fomente la creación de empleo y se produzca el desarrollo de las tecnologías asociadas al sector fotovoltaico, dado que nuestro entorno dispone de las condiciones climáticas, técnicas y sociales ideales para alcanzar estos objetivos.
]]>
<![CDATA[CUÁNDO ES NECESARIO UN CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA?]]>Sat, 17 Nov 2018 09:52:11 GMThttp://bordonadoingenieros.es/blog/cuando-es-necesario-un-certificado-de-eficiencia-energetica¿Qué es un Certificado de Eficiencia Energética?
Un Certificado de Eficiencia Energética, o más comúnmente, Certificado Energético​, es un documento técnico, elaborado por un técnico competente, en el que se valora el consumo de energía térmica (climatización, calefacción y agua caliente sanitaria) de una vivienda o local, en función de sus instalaciones (valorando sus rendimientos, tipo de combustible, uso de energías renovables) y de su envolvente térmica (tipo de cerramientos, espesores de aislamiento térmico, tipos de ventanas, puentes térmicos, etc). 
​La eficiencia se mide en una escala de la G (la más desfavorable) a la A (la más favorable).
Además, el certificado incluye una serie de medidas propuestas por el técnico para la mejora de la eficiencia energética de la vivienda.
La obligación de realizar el Certificado de Eficiencia Energética, así como de registrarlo en el organismo competente de la Comunidad Autónoma, es el propietario del inmueble. Además, deberá disponer del mismo antes de anunciar la vivienda.
En caso de no disponer del Certificado de Eficiencia Energética, o publicitar una calificación que no se corresponde con la obtenida en el certificado, la ley establece una serie de sanciones, que van desde los 300 € hasta 6.000 €. Para obtener más información sobre las posibles sanciones, consulta la siguiente entrada de nuestro blog:

¿Necesito un Certificado de Eficiencia Energética?

A pesar de que la normativa que regula la certificación energética en edificios existentes lleva en vigor más de 5 años, en algunos casos aún surge la duda de si es necesario realizar un Certificado de Eficiencia Energética. En esta entrada, trataremos de aclarar cuando es necesario y cuando no.
La necesidad de disponer de certificado de eficiencia energética se regula en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, así como por el Real Decreto 564/2017, de 2 de junio.
Según lo expuesto en dicha legislación, será necesario un Certificado de Eficiencia Energética en los siguientes casos:
  • Edificios de nueva construcción.
  • Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor. En este caso, se incluye cualquier vivienda existente que no disponga de certificado de eficiencia energética, y se vaya a vender o alquilar.
  • ​​Edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.
Por lo tanto, siempre será necesario un Certificado de Eficiencia Energética para edificios de nueva construcción y edificios existentes que se vaya a vender y alquilar, y no dispongan de un certificado en vigor (la validez de los certificados es de 10 años).

Edificios exentos del certificado de eficiencia energética

El Certificado de Eficiencia Energética no será necesario en los siguientes casos:
  • Edificios protegidos que forman parte de un entorno declarado o por su valor arquitectónico o histórico, en los que cualquier mejora de la eficiencia energética altere de manera inaceptable su su carácter o aspecto.
  • Edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto o actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales con un plazo de utilización inferior a 2 años.
  • Edificios que se compren para reformas importantes o demolición. (El edificio resultante si deberá contar con el certificado de eficiencia energética).
  • Edificios industriales, de defensa y agrícolas no residenciales, o partes de los mismos, de baja demanda energética. Aquellas zonas que no requieran garantizar unas condiciones térmicas de confort, como las destinadas a talleres y procesos industriales, se considerarán de baja demanda energética.
  • ​Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2.
  • Edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.

¿Para qué sirve realmente un Certificado de Eficiencia Energética?

Una vez analizado cuando es necesario un certificado, surge la cuestión de si es útil o solo un papel más para archivar.
Un Certificado de Eficiencia Energética realizado correctamente, nos dará los valores de consumo de energía y emisiones de CO2 de nuestra vivienda. Esta información permite al futuro usuario conocer el comportamiento energético del inmueble, al igual que cuando compramos una lavadora o un frigorífico.
La obtención de una buena calificación energética, implica un menor consumo de energía, lo que a su vez supone un aumento del valor de mercado de la vivienda, ya que el usuario final ahorrará en sus facturas de electricidad y/o gas respecto a otra vivienda con una calificación peor.
Pero para obtener una calificación energética fiable, es necesario que un técnico cualificado acuda al inmueble para la toma de datos, dedique tiempo al estudio de las características del inmueble, así como proponer medidas correctoras viables y coherentes con la realidad de la vivienda (no serán las mismas medidas en el caso de una vivienda unifamiliar, que en una vivienda en un edificio, por ejemplo).
Por lo tanto, para obtener un Certificado lo más cercano a la realidad posible, es necesario que el técnico dedique cierta cantidad de tiempo para su elaboración.
Desconfíe de los certificados de bajo precio, dado que no se dedicarán el número de horas necesarias para su elaboración, así como de los certificados a distancia, en los que el técnico no acude al inmueble para la toma de datos, y por lo tanto, el resultado obtenido en el certificado no se ajustará a la realidad.
Además, para que el certificado tenga validez, deberá estar registrado en el organismo competente de la comunidad Autónoma en la que se encuentre el inmueble. En el caso de la Comunidad Valenciana, es el IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial).
]]>
<![CDATA[COMO REALIZAR UN CAMBIO DE TITULAR EN LICENCIAS DE APERTURA]]>Mon, 05 Nov 2018 08:49:29 GMThttp://bordonadoingenieros.es/blog/como-hacer-un-cambio-de-titular-en-licencias-de-aperturaA la hora de implantar una actividad en un local que ya estuvo en funcionamiento con una actividad similar, puede surgir la duda de si es necesaria una nueva licencia de actividad.
El primer paso, es averiguar si la actividad anterior disponía de licencia de apertura, y si es así, comprobar el estado de la misma. Para ello, debemos ir al Ayuntamiento del municipio, y realizar una consulta en el área de urbanismo sobre el estado de la misma.

Qué hacer si el local no dispone de licencia de actividad

Si el local no dispone de licencia de actividad anterior, tendremos que realizar una nueva licencia de actividad, para lo que necesitaremos un Proyecto de apertura, además del resto de requisitos que exija el Ayuntamiento  en función del tipo de actividad.

Qué hacer si el local dispone de licencia de actividad anterior

Si el local dispone de licencia de actividad anterior, en primer lugar, debemos verificar que la licencia concedida se corresponde con la actividad que queremos implantar.
Si la anterior actividad no se corresponde con la que se quiere implantar, no podremos aprovechar la anterior licencia de actividad.
En el caso de que la licencia anterior se corresponda con la actividad que queremos implantar, normalmente bastará con realizar un cambio de titular. Los requisitos para poder realizar el cambio de titular dependen de la legislación autonómica y local, aunque normalmente se suelen exigir los siguientes documentos:
  • Documento en el que se indique la transmisión de licencia del antiguo titular al nuevo, firmado por ambos.
  • Documentos identificativos del anterior y del nuevo titular.
  • Copia de la licencia o declaración responsable original.
  • Pago de las tasas administrativas del Ayuntamiento.
  • ​​​En algunos Ayuntamientos, certificado, emitido por técnico competente, en el que se certifique que se continua cumpliendo la normativa vigente con la que se concedió la primera licencia de actividad.
Nos podemos encontrar con el caso en el que exista un una petición de licencia, pero que debido a que existe un oficio de subsanación de deficiencias emitido por el Ayuntamiento, no se haya concedido aún la licencia.
 En este caso, deberemos consultar con el técnico del Ayuntamiento si nos permite completar dicho expediente, y así ahorrarnos algunos de los costes, o si debemos iniciar un nuevo expediente y empezar la licencia desde cero.
Si no nos permiten realizar el cambio de titular, porque la licencia concedida anteriormente no coincide con la actividad que deseamos implantar, la licencia de actividad de dio de baja por el antiguo titular o cualquier otro motivo, deberemos realizar una licencia nueva.
Para ampliar información sobre cambios de titularidad en licencias de apertura, o cualquier otra consulta, no dude en ponerse en contacto con nosotros.
]]>